Sothis, poderosa estrella de los egipcios

Sothis

Sotis, es una estrella que para los antiguos egipcios resultaba muy significativa y la identificaban con la diosa Sopdet de su mitología. Es la que más brilla en el cielo, y su aparición estaba vinculada con el tiempo de prosperidad en las cosechas por la crecida del río Nilo.

Debido a las numerosas pistas, los eruditos y estudiosos de la antigüedad han concluido que Sotis, es la identificación de la estrella Sirius para los griegos. Al igual que éstos, los egipcios vinculaban la aparición de este astro con el periodo de verano, las cosechas y las epidemias causadas por el calor.

La estrella Sotis era representada como una diosa destructiva y temible llamada Sopdet, posiblemente vinculada con Sekhmet. Esta deidad era representa como una mujer que portaba una corona Blanca, una estrella, el uraeus y dos cuernos, o en ocasiones con dos plumas. También se la ha visto como un inmenso perro, símbolo de la constelación del Can mayor, o bien como un milano hembra, sobre el sexo del dios Osiris.

Sotis fue la esposa de Hapy, pero a su vez madre y hermana del faraón, es la que conduce por los Campos de Aaru y se transforma en una eterna estrella viviente del campo de las Ofrendas. Se la solía representar en los techos astronómicos de las tumbas.

Según la mitología, Iachen, un mago egipcio había domesticado su energía para transformarla en vida, por ello fue que la inundación del Nilo fertilizó la tierra del país con el fango fresco y productivo.
Iachen, era conocido como la estrella ligera de los misterios de la noche, aunque también adquirió muchos otros papeles, como Neith, Hathor y el león de Sekhmet.

Cuando este mago murió, se creó en su honor, un centro de culto que guardaba una llama perenne en su altar, y al momento que Sotis aparecía en el cielo, los sacerdotes de Iachen ingresaban a los poblados con antorchas encendidas con este fuego, para marcar la energía del astro y curar toda enfermedad.

El Ciclo de Sotic o Período de Canicular, es un lapso de 1461 años del antiguo Egipto, los cuales contaban con 365 días cada uno. Durante cada uno de ellos, cada comienzo tiene coincidencia con la aparición de la estrella en la bóveda azul, época en la cual el Nilo aumenta su caudal y da prosperidad a las cosechas, episodio sumamente importante para la sociedad agrícola del momento.

Para los antiguos egipcios, el surgimiento de Sotis en el cielo indicaba el comienzo de un nuevo año, y era celebrado con multitudinarios festejos.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Mitologia egipcia




Comments are closed.