KV1, tumba egipcia en el Valle de los Reyes

Tumba KV1

KV1 es una tumba egipcia perteneciente al Faraón Ramsés VII, la que se encontró en el Valle de los Reyes en la orilla oeste del Nilo, cerca de la ciudad de Luxor. Esta tumba del al sexto faraón de la dinastía XX, estuvo abierta desde la antigüedad y es la primera del Valle de los Reyes.

Poco se sabe de este faraón llamado Ramsés VII, cuyo nombre de coronación es Usermaatra-Setepenra-Meriamón Ramsés-Itefamón-Neterheqaiunu, solo que gobernó del 1136 al 1129 A.C. pero no hay datos de su política ya que no fue un rey de importancia de la dinastía XX. Se estima que fue hijo de Ramsés VI, y con este la línea se corta porque el siguiente en gobernar será un tío suyo y no un hijo.

Tal como con las demás tumbas reales de las dinastías XIX y XX, la tumba KV1 tiene un eje recto que se orienta hacia el este, lo inusual es que se encuentra alejada de la mayoría de las tumbas, esta se halla en una parte del valle llamada el Valle de la Tumba de Ramsés VII y al estar aislada no recibió tantas visitas como las demás.

KV1 es una tumba incompleta, con una estructura muy sencilla, la rampa de entrada, un corredor y la cámara sepulcral, detrás de la cual se puede apreciar una segunda cámara que quedó incompleta tras la muerte prematura del gobernante.

Este sepulcro es uno de los enterramientos reales más chicos de toda la necrópolis pero tiene una decoración importante para la época, el corredor B tiene representaciones del Libro de las Cavernas y el Ritual de Apertura de la Boca del difunto; cámara sepulcral J posee inscripciones del Libro de la Tierra y la cámara K presenta decoraciones que remiten al Libro de las Puertas.

Además de ello se encuentran muchas representaciones de los dioses más importantes como Osiris, Ra- Horajti y Nut entre otros, los que acompañan al monarca o aparecen solos; en el techo de la cámara se pueden ver figuras de buitres y diseños astronómicos.

Tumba KV1

Las pruebas de que esta tumba ha estado abierta por muchos siglos son grafitis coptos, demóticos, griegos y decimonónicos. A pesar de esto es una tumba que se encuentra en un estado general bastante bueno, lo único lamentable es que se han perdido las pinturas hechas en color azul y se formaron grietas en el corredor B.

El sarcófago de Ramsés VII fue labrado en piedra en su exterior y la tapa se encuentra decorada con figuras de los cuatro hijos de Horus, Serket, Neftis e Isis. En cuanto a la momia es una de las que aun no se ha reconocido, se estima que el cuerpo es uno de los que aun restan por identificar entre los que se encontraron en el sitio.

Fotos vía: EgyptianMonuments

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Luxor




Deja tu comentario