La muerte para los egipcios

Muerte en Egipto

La muerte para los egipcios no tenía el mismo significado que para el resto del mundo, ellos no creían que hubiese algo más importante que poder alcanzar la vida eterna y hacían todo lo que estaba en sus manos para poder conseguirlo.

En el antiguo Egipto los hechizos, rituales, construcciones de tumbas magnánimas y procesos para embalsamar a los muertos eran solicitados por todos los ciudadanos pudientes que anhelaban llegar al reino de Osiris. Las personas que mayor poder económico tenían, no escatimaban en gastos para asegurarse un pasaje a la vida eterna.

Los egipcios tenían la creencia de que cada ser humano tenía un cuerpo físico y un “ka”, la fuerza inmaterial que continuaba viva después de que el cuerpo haya perecido, un equivalente a lo que conocemos como alma.
El Ka de una persona podía necesitar el mismo sustento que un ser vivo, entretenimiento y herramientas de trabajo, razón por la que se le propiciaba a los difuntos de todas estas cosas en sus tumbas.

Paralelamente a esto, Ka podría necesitar unirse a su cuerpo físico, es por ello que los egipcios momificaban a sus muertos para que puedan alcanzar la vida eterna después; pero cabe destacar que ellos sabían que el cuerpo material no podía hacer el paso desde este mundo al inmaterial, es por ello que el “Ba” (su personalidad) era la que lo hacía. Una vez que el Ba y el Ka se unían podían hacer el viaje final hacia el cielo donde el difunto resucitaba como “Akh”, espíritu, y podía vivir por siempre.

Un dato curioso es que los egipcios menos pudientes no podían pagar los servicios de un «momificador» porque eran demasiado costosos, éstos al momento de perecer se los enterraba en fosas comunes en donde el mismo calor y el clima húmedo del desierto los momificaba de forma natural.

El Libro de los Muertos era crucial en la creencia egipcia sobre la muerte y la vida eterna, este escrito fue el resultado de la evolución de “Textos de las Pirámides” del Imperio Antiguo, los escritos funerarios más viejos de todo el mundo. En un principio los hechizos y rituales que detallaba eran escritos con exclusividad en las paredes de las tumbas de los egipcios de clase alta, mientras que durante el Imperio Medio se los ofrecía también a toda persona que pudiese pagarlos, y se los grababa dentro de los sarcófagos para que el difunto pudiese “leerlo”.

Los textos grabados en estos sarcófagos dieron origen al que hoy se conoce como “El libro de los muertos”, usado en el Imperio Nuevo.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Egipto




Comentarios (1)

  1. facundo dice:

    esta página me sirvio de mucho y me lo explica mejo que otras páginas.

    muchas gracias…..

Deja tu comentario