Descubren coloso del Faraón Amenofis III en Luxor

Descubrimiento del coloso de Amenofis III

Nunca nada está descubierto por completo en Egipto, la historia constantemente sale a relucir. Arqueólogos egipcios han realizado un gran hallazgo en estas tierras, pudieron dar con una enorme escultura del faraón Amenofis III (Amenhotep III) en la cuidad de Luxor, a unos 700 kilómetros del El Cairo.

Los especialistas consideran que este monumento se ha desplomado durante el terremoto que azoto a Egipto en el año 27 AC y haya quedado sepultado hasta este momento en que al fin pudo salir nuevamente a la luz. La estatua se la encontró en las excavaciones que se llevan a cabo en el área de Qarna, donde justamente está el templo de Amenofis III (1390-1352 a.C.), situado sobre las costas del rio Nilo en la cuidad de Luxor.

El coloso de faraón fue realizado en piedra cuarcita pintada, tiene una altura de tres metros y casi seis de ancho, está compuesto por siete fragmentos enromes. Se estima que esta era una de las dos estatuas que rodeaban la entrada del templo de Amenofis III, la cual se creía perdida por el sismo.

Por el momento se está realizando la limpieza y la restauración de esta pieza invaluable, con el fin de poder encastrar los 7 trozos en que se partió el coloso y volver a emplazarlo en su sitio original. Solo falta la cabeza que se encuentra sepultada en algún sitio de la zona, por lo que los arqueólogos continúan con las excavaciones hasta poder dar con ella.

Paralelamente a esto, no se descarta la posibilidad de poder hallar la segunda estatua de Amenofis III, la cual no ha de estar muy lejos de la recientemente encontrada.

Hallazgos accidentales como estos no son de extrañar, en el año 1928 un arqueólogo egipcio y otro alemán dieron con la estatua de Sejmet la diosa de la Curación, pero la misma fue abandonada al olvido en una zona agrícola durante largo tiempo hasta que la tierra la cubrió por completo.

El supervisor de las excavaciones, el arqueólogo Abdel Gafar Wagdi comentó se pudo hallar nuevamente esta obra de la diosa, escultura de una mujer con cabeza de león fabricada en granito negro, y que cuenta con 1.85 de alto.

La estatua fue encontrada al norte del templo de Amenofis III, y esto no es de extrañar porque el faraón había mandado a construir muchas esculturas de la deidad Sejmet después de padecer intensas enfermedades durante los últimos tiempos de su vida.

Amenofis III fue un faraón que reino en Egipto entre los años 1390 y 1352 AC, fue padre de Akenatón conocido como el “Faraón hereje” por ser considerado el precursor del monoteísmo.

Foto vía: Guardian

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Antiguas ciudades




Deja tu comentario