Umm el-Qaab y la escritura

Umm el Qaab

Durante la Antigüedad, la importancia que se les daba a las profecías de los oráculos era de una magnitud enorme. En este sentido, quien más quien menos conoce el Oráculo de Delfos (tal vez el más célebre de todos ellos) así como las historias y leyendas que hay en torno a él.

En este sentido, en el Antiguo Egipto eran dos los que gozaban de más consideración: el de la ciudad de Heliópolis y el de la de Abidos.

Sin embargo, esta última ha alcanzado también la fama en nuestros días gracias a un apasionante e increíble hallazgo arqueológico: nos estamos refiriendo al que tuvo lugar en la necrópolis de Umm el-Qaab (“La madre de las vasijas”, denominada así por la gran cantidad de estas que se encontraron en ella).

En ella Günther Dreyer, y su equipo del Instituto de Arqueología Alemán, descubrió lo que se convertirían en los documentos escritos más antiguos conocidos hasta el momento. El hallazgo, que tuvo lugar a finales de la década de los años 90 del siglo pasado, está compuesto de 300 jarras y tablillas de arcilla, que fueron encontradas en la tumba de Escorpión I, soberano predinástico, y que han sido datadas (a cabo a través de técnicas de Carbono-14) entre el año 3.300 y el 3.200 a.d.C.

Contienen escritura realizada con caracteres jeroglíficos, que fueron bien incisos o bien dibujados con tinta sobre la superficie arcillosa. La escritura ha sido desvelada como “auténtica”, ya que está compuesta por símbolos fonéticos. De la traducción se ha sabido que se mencionan los impuestos que ya han sido pagados en especie al monarca y, en este sentido, se mencionan materias como el lino o productos como el aceite.

Llama la atención, además, que el tipo de escritura no es la usual y conocida para ese período histórico determinado, la cual estaba compuesta por caracteres ideográficos.

Foto Vía: Blog de Ana Vázquez

Imprimir

Categorias: Antiguas ciudades, Historia de Egipto



Deja tu comentario