La Piedra Rosetta

Piedra Rosetta

Uno de los grandes descubrimientos arqueológicos que ha vivido la humanidad y que tuvo lugar en el siglo XVIII, fue el que llevó a cabo un soldado de la expedición francesa en Egipto.

Conocida como Piedra Rosetta (o Piedra de Rosetta), se llama así por haber sido hallada en el pueblo de Rashid (Rosetta), situado en el delta del Nilo, donde fue utilizada como material de construcción de una de sus fortalezas. Sin embargo, aún no se sabe con certeza cómo y cuándo acabó allí, aunque se sospecha que pudo haber sido bien en el período copto o ya en época medieval.

El hallazgo resultó ser de vital importancia para la Historia debido a que en la estela estaba grabado un texto bilingüe que fue el que, más tarde, daría la clave para poder interpretar el lenguaje de los jeroglíficos egipcios. En ella se encuentra registrado un decreto fechado en el año 196 a.d.C., expedido en la ciudad de Menfis en favor del monarca Ptolomeo V y, en él, se diferencian tres textos:

  • Uno escrito en la parte superior, que está compuesto por 14 renglones escritos en jeroglífico.
  • Un texto colocado en el medio de 32 renglones pero, esta vez, escritos en egipcio demótico.
  • Por último, el párrafo inferior que posee 53 líneas y está escrito en griego antiguo.

Con un tamaño de 112,3 centímetros en su lado más alto, por 75,7 centímetros de ancho y 28,4 centímetros de grosor, es el primer texto bilingüe de la Historia conocido. Con la derrota en suelo egipcio de los franceses a manos del ejército británico en 1801, la piedra pasó a mabos de estos últimos quienes la trasladaron a Londres.

En la actualidad, puede contemplarse en el Museo Británico de la capital inglesa, siendo uno de los objetos que más admiración despiertan entre los visitantes.

Foto Vía: Comprender la Historia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Egipto




Comments are closed.