Los manuscritos de Nag-Hammadi

Códices de Nag Hammadi

En las orillas del río Nilo, en el acantilado oriental del valle, se encuentra el pueblo de Nag Hammadi, conocido en la Antigüedad como Jenoboskion y que se ha convertido en un importante enclave para aquellas personas que se dedican a los estudios del cristianismo primitivo en esta zona.

Esto es así no sólo porque fue aquí donde San Pacomio decidió, en el año 320, fundar el primer monasterio cristiano, sino también porque, durante el pasado siglo XX, concretamente en 1945, se encontró en esta localidad un hallazgo sorprendente.

Gguardados en grandes tinajas de barro que habían sido selladas y escondidas en cuevas, se localizaron un buen número de textos antiguos (en concreto 13 códices, alrededor de unos 45 textos y, en total, más de 1100 páginas) en los que están transcritos los evangelios de Tomás (quizás el más famosos de todos ellos y del que se ha conservado una copia completa), Felipe y Valentín, entre otros, y que se conocen como “evangelios gnósticos”.

Habiendo estado en la oscuridad durante casi 1600 años, fueron dos campesinos egipcios quienes los sacaron a la luz por casualidad (como la gran mayoría de descubrimientos arqueológicos). Escritos sobre papiro y forrados en cuero, son traducciones al lenguaje copto de originales griegos.

Entre ellos podemos encontrar tanto tratados gnósticos como otro tipo de obras, como puede ser una traducción parcial de “La república”, de Platón. La hipótesis que se baraja es que los textos constituían una biblioteca que los monjes del monasterio de San Pacomio ocultaron por ser considerados como herejes.

Mientras que los textos originales griegos se cree que fueron compuestos durante los siglos I y II, los códices de Nag Hammadi han sido fechados por su parte entre los siglos III y IV y, en la actualidad, pueden ser contemplados en el Museo Copto de El Cairo.

Foto Vía: Mylot

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: El Cairo




Deja tu comentario