Salones de belleza en el Antiguo Egipto

Peine del Antiguo Egipto

El culto al cuerpo y la tiranía de la estética, tan presentes en nuestra sociedad moderna y occidental, parece que no son solo males contemporáneos, sino que algo de eso existía también ya en la Antigüedad y, como muestra de ello, un botón: basta con echar una mirada a algunos de los artículos de este blog para darse cuenta de que los antiguos egipcios vivían bastante preocupados por su aspecto físico.

El increíble despliegue de pelucas, espejos, perfumes, joyas, peines o vestidos da buena cuenta de todo ello. Además, los propios faraones consideraban su aspecto como algo extremadamente importante, intentando siempre aparecer ante su pueblo tanto luciendo sus mejores galas como preparándose haciendo diversos ejercicios o aplicándose un buen número de tratamientos. Ante esto, nadie debería sobresaltarse ante el hecho de que ya en aquella época existieran los salones de belleza.

Para más inri, lo más curioso de todo es que parece ser que los establecimientos no debían de ser muy diferentes a los que estamos acostumbrados a ver en cualquier ciudad hoy en día ya que era a estos lugares a donde la gente acudía para acicalarse: cortarse el pelo, maquillarse o incluso arreglarse las uñas.

Es sabido, asimismo, que algunos de los estilistas más famosos y apreciados llegaron a convertirse en auténticas personalidades durante el Antiguo Egipto, con especial atención para aquellos encargados de ocuparse de la belleza de la familia real por ser sobre estos sobre los que, como hemos mencionado con anterioridad, recaía la máxima responsabilidad de hacer que el faraón y sus allegados se viesen ante su pueblo de una forma majestuosa, nunca mejor dicho.

En este sentido a algunos de estos estilistas se les llegaba a tratar como auténticos miembros de la familia, otorgándoles de este modo y en consecuencia un gran poder político.

Foto Vía: Tener buena salud

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Curiosidades de Egipto, Historia de Egipto




Deja tu comentario