El Libro de los Muertos

Libro de los Muertos

En la actualidad se conoce como “Libro de los Muertos” al texto funerario datado en el Antiguo Egipto que fue usado desde los comienzos del Imperio Nuevo (en torno al 1.500 a.d.C.) hasta el 50 a.C.

En él aparecían una serie de sortilegios de carácter mágico cuya principal función era la de ayudar y asistir a los difuntos a superar el Juicio de Osiris, su viaje a través de la Duat (esto es, el inframundo) y conseguir llegar al Aaru, u “Otra vida”.

Forma parte, asimismo, de una tradición de textos funerarios en los que también se incluyen los Textos de las Pirámides y los Textos de los Sarcófagos, cuya particularidad reside en que fueron escritos, no sobre papiros, sino sobre objetos.

Algunos de estos textos mágicos fueron previamente sacados de textos antiguos que fueron fechados en el siglo III a.d.C., mientras que otras fórmulas pertenecen a períodos posteriores de la Historia de Egipto, datándose en el Tercer Período Intermedio (siglos XI-VII a.d.C.).

Además de esto, y como particularidad, es preciso señalar que algunos de estos hechizos se pueden encontrar también no sólo en estos textos, sino inscritos en las paredes de ciertas tumbas y sarcófagos; de tal modo que, en el origen, el “Libro de los Muertos” se metía en este último o en la cámara sepulcral.

Sin embargo, y a decir verdad, por entonces no existía un solo y oficial ejemplar de este Libro. A este respecto, los papiros que han llegado a nuestros días nos muestran una variada selección tanto de textos mágicos como religiosos que difieren, sustancialmente, en las ilustraciones. Se sabe que algunas personas tenían sus propias copias que, quizá, moldeaban a su gusto: encargando tan sólo los sortilegios que ellos consideraban más importantes.

Estaba escrito bien en jeroglíficos o en escritura hiératica sobre papiro; estaba, asimismo, decorado con viñetas en las que se ilustraba al muerto durante su viaje al Más Allá.

Foto Vía: Egiptologia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Egipto



Deja tu comentario