Beni Hassan y su necrópolis

Beni Hassan

En la ribera oriental del río Nilo, en lo que se corresponde con el Egipto Medio, se encuentra la localidad de Beni Hassan (muchas veces transcrita como Beni Hasan).

Ubicada a unos 20 kilómetros de distancia hacia el sur de El-Minya y a casi 300 kilómetros al sur de la capital, El Cairo, fue durante el Imperio Medio el lugar destinado al culto de la diosa menor Pajet, la cual estaba estrechamente vinculada con la ceremonia de coronación de los faraones.

En la actualidad, en el área se puede contemplar una necrópolis que ha sido datada en el período comprendido por las dinastías XI y XII, cuyas tumbas fueron usadas por los gobernadores del nomo (cada una de las subdivisiones territoriales en las que estaba dividido el Antiguo Egipto) 16, correspondiente al Alto Egipto.

Las tumbas fueron excavadas en la roca, justo en la zona este del Nilo, y son bastante parecidas a las demás que se fueron construidas durante la misma época; en este sentido, la gran parte de las mismas poseen una distribución similar que incluye una entrada tallada en la propia roca, y una sala de considerable tamaño adornada con columnas. Los motivos que la adornan representan tanto la vida del difunto, como otro tipo de escenas.

A este respecto de los 39 hipogeos que pueden verse en la gran necrópolis, 12 de ellos contienen motivos decorativos murales de gran interés ya que en ellos se observan diferentes imágenes relacionadas con la vida agrícola y con la artesana. Cabe destacar la tumba de Jnumhotep II, en los que está representada una caravana de asiáticos, una escena de la recolecta de los higos y una cacería de patos.

De todas ellas, tan sólo cuatro están abiertas al público:

  • Tumba 2 – Amenemhet, conocido como Ameni, nomarca de Sesostris I.
  • Tumba 3 – Jnumhotep II, nomarca con Amenemhat II, Sesostris II y Sesostris III.
  • Tumba 15 – Baqet III: con pinturas sobre técnicas de lucha.
  • Tumba 17 – Jety, nomarca de la dinastía XI, hijo de Baqet.

Foto Vía: Alain Guilleux

Imprimir

Categorias: Antiguas ciudades




Deja tu comentario