El vino y la cerveza en el Antiguo Egipto

Cerveza en Antiguo Egipto

Básicamente, los datos que tenemos hoy en día sobre cómo se alimentaban los antiguos egipcios proceden de los textos que fueron grabados por ellos mismos en las paredes de sus tumbas y templos, así como los restos que han perdurado de sus ofrendas a los difuntos que conforman un testimonio único sobre su manera de alimentarse.

En este sentido, cabe recordar que el arte funerario rememora la vida cotidiana y, como parte de ella, son muchas las recetas de cocina y costumbres culinarias que allí nos podemos encontrar descritas; del mismo modo, también es muy habitual encontrarse con figurillas realizadas en arcillas (denominadas “ushebtis”) que nos muestran a los esclavos y sirvientes del difuntos realizando su trabajo: moliendo el grano, preparando el pan, asando la comida o sirviendo bebidas.

Con respecto a este último asunto, es preciso señalar que durante mucho tiempo la cerveza fue la auténtica bebida nacional del país; al contrario que el vino, el cual estaba considerado como un producto de lujo en el país (del mismo modo que se hace en la actualidad, en el Antiguo Egipto también se embotellaba señalando su procedencia, el año de cosecha e incluso el nombre del viticultor), la cerveza era abundante y barata que, se decía, gustaba tanto al campesino o al artesano de a pie como al faraón.

Se bebía en cualquier momento y en cualquier lugar: en los barcos, en el campo, en las recepciones oficiales y, obviamente, en las casas de cerveza que existían en todas las ciudades.

Podemos encontrar el proceso de fabricación que se seguía para conseguirla en diversas mastabas procedentes de la época del Imperio Antiguo y, a este respecto, sabemos que dicho proceso incluía tanto la utilización de trigo o de cebada, como los dátiles: su azúcar aseguraba que la bebida fermentase correctamente.

Foto Vía: The beer box

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Egipto




Deja tu comentario