Atón y el culto monoteísta en el Antiguo Egipto

Aton

En alguna ocasión nos hemos referido a la deidad de Atón como el dios al que Egipto rindió un culto monoteísta durante un periodo de tiempo. Pero… ¿quién era Atón? ¿Qué representaba? ¿De dónde surgía?

Atón fue una deidad solar del Antiguo Egipto. Un espíritu alentador de vida que representaba al disco solar en el firmamento. Un dios de bondad infinita encargado de vivificar la justicia así como el Orden Cósmico.

El culto a esta deidad dataría del Reino Antiguo, surgiendo en una pequeña ciudad cerca de Heliópolis. Durante los primeros tiempos, el culto que se rendía a esta figura no era monoteísta. Tan sólo era una deidad más, representada por un hombre con cabeza de halcón, como Ra-Horajti. Posteriormente surgiría la representación con un disco solar del que desprendían rayos con manos. Estos rayos se extenderían sobre todos los seres de la tierra; y es que Atón era considerado como el dios que da la vida a la Tierra, un espíritu que alienta y anima a todo lo que en ella vive. Un dios que alimenta el mundo con sus rayos.

Con la llegada de Amenofis IV, más conocido como Akhenatón, se realizaría una reforma religiosa en toda regla. El politeísmo sería sustituido por un monoteísmo, en el que Atón sería el dios elegido para rendir culto. Se construyeron así infinidad de templos dedicados al mismo, a pesar de que el pueblo no estaba contento con este cambio tan radical, el más importante estaba en la ciudad de Ajetatón, el conocido como “El horizonte de Atón”.

Tras la muerte de Akhenatón, Tut-anj-Amón (Tutankamón) restauraría el politeísmo. Así, después de pasar por ese breve periodo monoteísta, las referencias a esta deidad serían destruidas, poco a poco, por los siguientes faraones, como si de un episodio oscuro se tratara y tuvieran la misión de borrarlo de la historia del Antiguo Egipto.

Más información en:

Foto vía: ivandromagno

Imprimir

Categorias: Mitologia egipcia




Comments are closed.