El dios Sokar y las puertas del Duat

Sokar era el dios de la oscuridad para los antiguos egipcios. Era el encargado directo de la Duat, o mundo inferior, así como de la decadencia en la tierra.

A pesar de ello, anteriormente se le habría venerado como el dios de la tierra y de la fertilidad, pero posteriormente sería el encargado de guardar las puertas de acceso del Duat. Es más, sería el encargado de conducir al muerto en la barca henu en su viaje final. Habitaría una caverna secreta a la que llamaban “Imhet” o “la puerta de caminos”. Hogar que se ubicaba en lo más profundo del Mundo Subterráneo.

Esa cueva en la que vivía el dios tenía arenas, por este motivo, cuando la barca solar se desplazaba por ellas debía transformarse en serpiente, por este motivo Sokar lleva el epíteto de “Aquel que está sobre su arena”.

Era adorado en la necrópolis de Sakkara, cerca de Menfis, a pesar de que su origen era anterior a la creación de la ciudad.

En cuanto a su representación, existían varias formas. Por un lado podíamos encontrarlo como hombre momificado con cabeza de halcón, portando a su vez una corona, cetro uas y anj. Algunas veces se le representaba montado en un trono y en otras aparecía con cabeza humana.

Su principal fiesta se celebraba cada seis años, en el vigésimo sexto día del mes joiak. Durante la fecha, se arrastraba una piedra por los campos, mientras que los fieles la seguían con coronas de cebollas alrededor del cuello.

Cuando Ptah se convirtió en el patrón de la ciudad de Menfis, los dos dioses se fundieron, uniéndose en una sola deidad Ptah-Sokar. No obstante, a partir del Tercer Periodo Intermedio, sería asociado también a Osiris, por tanto se formó la divinidad Ptah-Sokar-Osiris, un dios que tenía funciones de creación, metamorfosis así como renacimiento.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: egiptoforo

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Mitologia egipcia



Deja tu comentario