- Sobre Egipto - https://sobreegipto.com -

Nehebkau, la diosa serpiente

Nehebkau, la serpiente divina, es una divinidad que en los textos es mencionada como un ser indestructible. Es inmune a cualquier ataque y además cuenta con el poder de la sanación de todos aquellos que sean picados por algún animal venenoso.

Su nombre vendría a significar algo así como “la que aprovisiona a los kas”, encargada de mantener todas las energías del universo en cohesión y uno de los 42 asesores de la Sala de Maat.

Por un lado, es la protectora de los reyes, una deidad imprescindible en los ritos de coronación, que se encarga de anunciar a los dioses la toma de poderes del nuevo monarca.

Por otro lado, también se encargaba de los difuntos, siendo ella misma la que les proveía de la “leche de luz” en dos vasos distintos que lleva en sus manos.

La personalidad de Nehebkau es bastante dual, por un lado, es buena, protectora, cuida y sana. Por otro, también es capaz de adoptar un aspecto realmente fiero, con gran agresividad y capaz incluso de matar. Es tan sólo dominada por Atum, que con su uña presiona la espina dorsal de la serpiente calmándola.

Es en realidad Nehebkau  la parte más primitiva del dios Atum. Habitaba en las aguas primordiales, quizá por ello sea la encargada de proteger a los seres benéficos que van transitando por el más allá. Así, la diosa sería el símbolo de la fuerza de transmutación del caos, así como de la energía benéfica del cosmos.

Se dice en los Textos de las Pirámides, que la madre de Nehebkau es Selkis, aunque en otros, hablaría de que sus padres fueron Geb y Reneutet.

Su aspecto es el de una serpiente con brazos y piernas humanas, muchas veces alada, y con dos recipientes en sus manos, para la ya mencionada leche de luz. Muchas veces es representada con dos cabezas, cada una en un extremo del cuerpo.

Foto vía:  artancient