Cruceros por Egipto: Vacaciones entre faraones

Vacaciones en el Nilo

Egipto es uno de los países de moda para las vacaciones. Las famosas pirámides de Egipto son su principal atractivo, pero el Nilo también cuenta con cruceros fluviales que hacen las delicias de los que buscan algo más tranquilo.

Los barcos en los que se recorre el río Nilo están completamente equipados, no solo cuentan con camarotes individuales o dobles, sino que la mayoría ofrece WIFI lo que posibilita no solo trabajar (quien teletrabaje), sino que también hablar con familiares y amigos, poder jugar juegos de casino, u otro tipo de actividades mientras desde la cubierta se disfruta del agua en calma y de unas vistas privilegiadas.

Maravillas desde el Nilo

Los cruceros por el río Nilo suelen tener una duración de unos 8 días aproximadamente. La idea es comenzarlo en Luxor y acabar en El Cairo. Gracias a esto no hay necesidad de volver a la ciudad de origen, sino que se pueden ir descubriendo impresionantes lugares mientras se navega.

El segundo río más largo del planeta, el Nilo, ofrece al turista un buen trecho navegable en el que surcar sus aguas, es, sin duda, una de las maravillas del mundo. Además, los barcos ofrecen la mejor gastronomía del país (está incluido el desayuno, la comida y la cena), bailes típicos, noches especiales (alguna de ellas con danza del vientre incluida), piscina en la cubierta y mucho más.

Generalmente suelen estar incluidas las entradas a los monumentos más importantes, lo mismo que el acompañamiento de un guía local de habla hispana. Lo que no están incluidas son las propinas que suele ser típico dar a la tripulación y al guía, como agradecimiento por su asistencia.

Luxor, Asuán, Abu Simbel o el valle de los Reyes son algunos de los lugares que merece la pena visitar y que son paradas obligadas durante la travesía.

Muchas personas optan por esta modalidad para visitar Egipto por la comodidad de evitarse tener que preparar todo el circuito por su cuenta, a la vez que es mucho más relajante dormir en el precioso río Nilo que un hotel de ciudad.

El final del recorrido suele ser El Cairo, una gran ciudad que ofrece al viajero mucho más que las pirámides. Una urbe que contrasta con la paz de un recorrido por aguas calmadas. El broche perfecto para unas vacaciones diferentes y que tienen un poco de todo: aventura, pero también tranquilidad. Por no hablar de la amabilidad de todos los ciudadanos encantados de recibir a turistas de todo el mundo que valoren su cultura y su país.

El río Nilo: El faraón de Egipto

El Nilo, un río que pasa por más de 10 países y que cuenta con 6. 853 km, es el segundo río más largo del mundo después del Amazonas. La cuenca de drenaje de este popular brazo fluvial abarca el 10% de África.

Aunque son muchos los viajeros que lo recorren cada año, no fue hasta el año 2004 cuando dos exploradores lo recorrieron de principio a fin.

Tiene dos afluentes principales que, por cierto, también se llaman Nilo, el Nilo Blanco y el Nilo Azul. La mitad de la población del país africano vive en la cuenca del Nilo, en total, 40 millones de personas.

Este río es uno de los más venerados hoy en día y lo fue también durante la época faraónica. La razón es que al desbordarse cada año hacía que las tierras de alrededor fueran fértiles. Al construirse la famosa presa de Asuán en el año 1979 se ha conseguido controlar. 

La famosa piedra Rosetta fue encontrada justo en el delta, en la ciudad con el mismo nombre en el año 1787, es uno de los grandes hallazgos de la humanidad, porque gracias a ella se han podido descifrar los jeroglíficos.

Para saber más sobre estos destinos:

Guía de viaje de El Cairo.

Guía de viaje de Luxor.

Imprimir

Categorias: Egipto




Comments are closed.